Existe una estrecha relación entre aromaterapia y el olfato, un sentido que nunca descansa, ya que estamos expuestos en cualquier momento a las fragancias del ambiente, de la naturaleza, de las personas o de las cosas, aún cuando estamos dormidos.

El olfato es el sentido receptor que actúa como estimulante de las partículas aromáticas desprendidas de los cuerpos volátiles, esta información llega primero al sistema límbico y al hipotálamo que son los responsables de las emociones, sentimientos, instintos e impulsos.

La aromaterapia es una terapia alternativa que se basa en los efectos que tiene sobre el organismo humano la percepción de los olores producidos por determinados aceites esenciales.

En la antigüedad se decía que los aceites esenciales son el alma de las plantas, su parte más luminosa y energética.  Siendo estos el aroma característico de algunas flores, árboles, frutos, hierbas, especias, semillas y a ciertos extractos.

Algunos de los  efectos psicológicos de los aceites esenciales:

RELAJANTES: Mandarina, Manzanilla, Rosas, Sándalo, Vainilla

EQUILIBRADORES: Bergamota, Lavanda

ESTIMULANTES: Canela, Clavo, Eucalipto, Jengibre, Lima, Menta, Naranja, Romero.

ANTIDEPRESIVOS: Bergamota, Lavanda, Lima, Limón, Mandarina, Manzanilla, Naranja, Rosas, Sándalo.

AFRODISIACOS: Canela, Clavo, Jengibre, Patchouly, Romero, Rosas, Sándalo.

ESTIMULANTES DE LA MENTE: Eucalipto, Menta, Romero.

Encuentra tu aroma sensorial favorito en nuestras líneas pensadas especialmente en esta increíble terapia natural