Las células de nuestra piel se multiplican, mueren y se renuevan, a esto se le llama renovación celular, nuestra piel produce nuevas células para reemplazar a otras por lo que está en constante renovación (cada 30 días aproximadamente), las células de nuestra piel mueren y se eliminan naturalmente, pero estas células muertas se quedan sobre la epidermis junto con las impurezas, por lo que es importante ayudarle a nuestro cuerpo a removerlas para no presentar problemas en la piel, como obstrucción de poros y apariencia opaca, aquí te dejamos 4 simples hábitos que ayudarán a tu cuerpo en la renovación y luzcas una piel hermosa:

1. BUENA ALIMENTACIÓN:

Una buena alimentación siempre es esencial para tener una piel radiante y luminosa, se debe llenar nuestro cuerpo con alimentos altos en vitaminas y que nos aporten energía, acompañado de una buena alimentación va la hidratación, tomar al menos 2 litros de agua al día ayudara a que nuestra piel se vea fresca e hidratada todo el día.

2. LIMPIEZA

Un buen baño ayuda a nuestra piel a eliminar las células muertas que se encuentran en la superficie, por lo que es importante realizarla diariamiente, lavar tu cara al final del día ayudara a prevenir brotes, acné o sarpullido que puede ser causado por dormir con las bacterias a las que estamos expuestos durante el día.

3. EXFOLIACIONES:

Exfoliar nuestro cuerpo regularmente nos ayuda a acelerar el proceso de la renovación celular, a tener una piel más suave, limpia y flexible, nuestra piel eliminando células muertas e impurezas por lo que se mejora la oxigenación de las células y se activa la circulación previniendo así el envejecimiento cutáneo.

4. MASCARILLAS

Aplicando regularmente en tu rostro mascarillas tendrás menos imperfecciones, atenuarás las líneas de expresión y tendrás un tono de piel más uniforme, para ayudar en la renovación celular te recomendamos mascarillas de arcilla o peel off.

Con incorporar estos sencillos pasos en tu vida cotidiana podrás gozar de una piel luminosa, suave y libre de imperfecciones, ya que los productos que apliquemos en una piel libre de células muertas tendrán mayor efectividad y serán absorbidos más fácilmente los nutrientes y principios activos de los productos que apliquemos en nuestro rostro y cuerpo.